[Sábado] Ruta 02-03-2019 (El ritmo lo marca el último)

Para organizarnos en nuestras salidas.
Comparte este tema:

Re: Ruta 02-03-2019 (El ritmo lo marca el último)

Notapor Jose H » Dom Mar 03, 2019 10:41 am

foto
Adjuntos
DSCF0030.JPG
(El ritmo lo marca el último)
Avatar de Usuario
Jose H
 
Mensajes: 1513
Registrado: Mar Oct 19, 2010 8:30 pm

Re: Ruta 02-03-2019 (El ritmo lo marca el último)

Notapor DSBazan » Dom Mar 03, 2019 11:54 am

El pinito... Imagen

Enviado desde mi Danone con cuerda mediante Tapatalk
"quítate esa grip de atrás y ponte una maxxis ikon tr... que iras más rápido" (Paulo Coelho)
Avatar de Usuario
DSBazan
 
Mensajes: 24
Registrado: Mié Dic 06, 2017 8:23 pm

Re: Ruta 02-03-2019 (El ritmo lo marca el último)

Notapor Jose H » Dom Mar 03, 2019 6:34 pm

Para ver el álbum de fotos, pinchar el siguiente enlace: ;)

https://www.facebook.com/photo.php?fbid ... ater&ifg=1
(El ritmo lo marca el último)
Avatar de Usuario
Jose H
 
Mensajes: 1513
Registrado: Mar Oct 19, 2010 8:30 pm

Re: Ruta 02-03-2019 (El ritmo lo marca el último)

Notapor Valetix » Lun Mar 04, 2019 2:58 am

RUTA 02/03/2019 LA PALOMERA.

Hay días de todo, unos en los que se saborean las mieles del triunfo, otros en los que te queda en la boca el amargo sabor de la derrota y, sin embargo, no es eso lo importante.

Quedamos bien temprano, a las ocho de la mañana junto a ese edificio de la BMW en el que han colgado un mini de la fachada. Había amanecido recientemente y en el aire todavía flotaba ese frescor de la noche dotando a la escena de un cierto ambiente de irrealidad, de algo especial, como cuando eras pequeño y te ibas de excursión con el colegio y todo era distinto, desde el aroma del desayuno al color del cielo. En el punto de reunión doce personas, aunque más tarde seríamos trece, de todos los tamaños y formas pero con un pensamiento en común, vamos a disfrutar de la jornada.

Tras los saludos iniciales y las alegrías del reencuentro arrancamos por el camino de los molinos, nuestra dirección Zuera, más bien las cercanías, donde alcanzaríamos La Palomera y desde allí regresaríamos a nuestras casas . Si bien sobre nuestras cabezas se pintaba un azul del mejor tono, prometedor, e incluso el sol despuntaba sus rayos con alegría , despertando a los pajarillos que nos regalaban sus primeros trinos , el viento nos hacía saber que no nos lo iba a poner fácil.

La ruta discurría por lugares ya conocidos, incluso que habíamos recorrido no hacía mucho, ya que es el mismo trayecto que realizáramos cuando fuimos al vértice Los Hermenegildos. Hay que recordar que en esa dirección es una subida constante y que esos terrenos están en su totalidad desamparados de abrigo, por lo tanto pedaleábamos con el viento en contra , dándonos un castigo que en algunos momentos llegó a ser cruel, sobre todo pensando que más de treinta kilómetros después aún continuaba azotándonos.

Compartí camino con David, aquel muchacho grandote de reciente adhesión al grupo y que los tiene bien puestos. Me contó que él mismo había reparado una rotura del manguito de freno hidráulico, un tío apañado, si señor. Devorábamos el camino sin mayor problema , contando siempre con ese endiablado aire que nos iba dando martirio. Incluso Pascual, veterano y alma mater del grupo, contó una anécdota de su juventud que, si no tiene a mal , te narraré a renglón seguido. Resulta que , teniendo el unos dieciseis años, andaba con bici de carretera con un grupo de una veintena de ciclistas. Circulaban por la que se halla paralela al camino que nosotros estábamos recorriendo y , dando relevos, cuando le tocó a el darlo y machacados también por un viento terrible, no se que demonios hizo pero casi consiguió tirar a todo el pelotón al suelo. Grande este Pascual, como dije al principio en la vida hay días de todo y , claro está nadie nace aprendido, estoy seguro que hoy esto no le pasaría.

Conforme nos acercábamos a la Mula mis fuerzas empezaron a flaquear, no estaba teniendo un buen día, no había dormido apenas la noche anterior y lo estaba acusando a todas luces. Cuidado, no pretendo excusarme, siempre he sido muy maniqueista y pienso que las excusas son un tono de gris inaceptable . Pascual y Vicente se prestaron a quitarnos el viento tanto a Miguelón como a mi, regalándonos su rueda. El tramo antes de llegar fue mas bien una agonía que una marcha ciclista. En un punto José H, no se puede ser mejor persona, nos preguntó que quíen se atrevía a subir y quíen no. Yo , por supuesto , me apunté a los de la subida pero reflexioné por un momento y tomé una decisión que más tarde vi que era la acertada. Pensé que si bien estos dos grandes , léase Vicente y Pascual, habían sacrificado su marcha para facilitar la nuestra, no era justo ahora seguir pidiéndoles este esfuerzo, por lo tanto me ofrecí a quedarme con Miguel y dejar que ellos disfrutaran del tramo que les quedaba. Aquí no se queda nadie solo y ya habrá días para más cosas.

Total que quedamos que en unos tres cuartos de hora volverían a buscarnos siguiendo ya el track de regreso a casa. El tiempo pasaba inexorable, como un mazazo, el echo de estar parados y con un aire que cada vez era mas fuerte nos estaba dejando helados. Tras esos tres cuartos de hora y pensando que tarde o temprano nos alcanzarían, Miguelón y yo tomamos camino de regreso de una forma relajada para facilitarles el alcance. En un momento dado y tras unos kilómetros que se hicieron eternos, volvimos a oir voces, los compañeros nos estaban dando caza, tanto es así que poco antes del Zorongo ya estábamos todos juntos de nuevo. Seguimos marcha de una forma fácil, los metros se nos regalaban empujados por aquella fuerza invisible que a la ida nos dio tanto pesar. En un tris nos plantamos en Zaragoza, en concreto en el bar Jaser 2 , donde las cervezas, los chistes y las fotos se sucedieron como mandan los cánones. Tras esto volvímos a nuestras casas porque la hora empezaba a acuciar.

No puedo evitarlo, pese a que sé que tomé la decisión correcta , me queda en la boca ese amargo de la derrota, que se le va a hacer, a veces se gana a veces no. De todas formas, como dije al principio, pienso que eso no es lo importante, más bien al contrario, es secundario. Hay que tener en mente algo muy concreto y ese algo es el tiempo. Nuestro tiempo es finito, quiero decir, lamentablemente se acaba, se escapa entre las manos como el que intenta sujetar el agua. Sin embargo es nuestro bien más principal. Perder un miembro de tu cuerpo es un shock, perder un ser querido terrible, perder el tiempo.... imperdonable. Es pues fundamental saber en qué emplear nuestro tiempo y sobre todo con quíen. No puedo estar más satisfecho, no puedo estar más contento, no puedo estar más orgulloso de emplear mi tiempo con quien lo estoy empleando , todos y cada uno de mis compañeros de fatigas y alegrias, todos y cada uno de ellos brillan por si mismos y transmiten ese brillo allá donde están.

Gracias a todos mis compañeros y amigos de El Ritmo .

V.
Valetix
 
Mensajes: 65
Registrado: Mié Nov 08, 2017 3:28 am

Re: Ruta 02-03-2019 (El ritmo lo marca el último)

Notapor DSBazan » Lun Mar 04, 2019 3:15 am

Valetix escribió:RUTA 02/03/2019 LA PALOMERA.

Hay días de todo, unos en los que se saborean las mieles del triunfo, otros en los que te queda en la boca el amargo sabor de la derrota y, sin embargo, no es eso lo importante.

Quedamos bien temprano, a las ocho de la mañana junto a ese edificio de la BMW en el que han colgado un mini de la fachada. Había amanecido recientemente y en el aire todavía flotaba ese frescor de la noche dotando a la escena de un cierto ambiente de irrealidad, de algo especial, como cuando eras pequeño y te ibas de excursión con el colegio y todo era distinto, desde el aroma del desayuno al color del cielo. En el punto de reunión doce personas, aunque más tarde seríamos trece, de todos los tamaños y formas pero con un pensamiento en común, vamos a disfrutar de la jornada.

Tras los saludos iniciales y las alegrías del reencuentro arrancamos por el camino de los molinos, nuestra dirección Zuera, más bien las cercanías, donde alcanzaríamos La Palomera y desde allí regresaríamos a nuestras casas . Si bien sobre nuestras cabezas se pintaba un azul del mejor tono, prometedor, e incluso el sol despuntaba sus rayos con alegría , despertando a los pajarillos que nos regalaban sus primeros trinos , el viento nos hacía saber que no nos lo iba a poner fácil.

La ruta discurría por lugares ya conocidos, incluso que habíamos recorrido no hacía mucho, ya que es el mismo trayecto que realizáramos cuando fuimos al vértice Los Hermenegildos. Hay que recordar que en esa dirección es una subida constante y que esos terrenos están en su totalidad desamparados de abrigo, por lo tanto pedaleábamos con el viento en contra , dándonos un castigo que en algunos momentos llegó a ser cruel, sobre todo pensando que más de treinta kilómetros después aún continuaba azotándonos.

Compartí camino con David, aquel muchacho grandote de reciente adhesión al grupo y que los tiene bien puestos. Me contó que él mismo había reparado una rotura del manguito de freno hidráulico, un tío apañado, si señor. Devorábamos el camino sin mayor problema , contando siempre con ese endiablado aire que nos iba dando martirio. Incluso Pascual, veterano y alma mater del grupo, contó una anécdota de su juventud que, si no tiene a mal , te narraré a renglón seguido. Resulta que , teniendo el unos dieciseis años, andaba con bici de carretera con un grupo de una veintena de ciclistas. Circulaban por la que se halla paralela al camino que nosotros estábamos recorriendo y , dando relevos, cuando le tocó a el darlo y machacados también por un viento terrible, no se que demonios hizo pero casi consiguió tirar a todo el pelotón al suelo. Grande este Pascual, como dije al principio en la vida hay días de todo y , claro está nadie nace aprendido, estoy seguro que hoy esto no le pasaría.

Conforme nos acercábamos a la Mula mis fuerzas empezaron a flaquear, no estaba teniendo un buen día, no había dormido apenas la noche anterior y lo estaba acusando a todas luces. Cuidado, no pretendo excusarme, siempre he sido muy maniqueista y pienso que las excusas son un tono de gris inaceptable . Pascual y Vicente se prestaron a quitarnos el viento tanto a Miguelón como a mi, regalándonos su rueda. El tramo antes de llegar fue mas bien una agonía que una marcha ciclista. En un punto José H, no se puede ser mejor persona, nos preguntó que quíen se atrevía a subir y quíen no. Yo , por supuesto , me apunté a los de la subida pero reflexioné por un momento y tomé una decisión que más tarde vi que era la acertada. Pensé que si bien estos dos grandes , léase Vicente y Pascual, habían sacrificado su marcha para facilitar la nuestra, no era justo ahora seguir pidiéndoles este esfuerzo, por lo tanto me ofrecí a quedarme con Miguel y dejar que ellos disfrutaran del tramo que les quedaba. Aquí no se queda nadie solo y ya habrá días para más cosas.

Total que quedamos que en unos tres cuartos de hora volverían a buscarnos siguiendo ya el track de regreso a casa. El tiempo pasaba inexorable, como un mazazo, el echo de estar parados y con un aire que cada vez era mas fuerte nos estaba dejando helados. Tras esos tres cuartos de hora y pensando que tarde o temprano nos alcanzarían, Miguelón y yo tomamos camino de regreso de una forma relajada para facilitarles el alcance. En un momento dado y tras unos kilómetros que se hicieron eternos, volvimos a oir voces, los compañeros nos estaban dando caza, tanto es así que poco antes del Zorongo ya estábamos todos juntos de nuevo. Seguimos marcha de una forma fácil, los metros se nos regalaban empujados por aquella fuerza invisible que a la ida nos dio tanto pesar. En un tris nos plantamos en Zaragoza, en concreto en el bar Jaser 2 , donde las cervezas, los chistes y las fotos se sucedieron como mandan los cánones. Tras esto volvímos a nuestras casas porque la hora empezaba a acuciar.

No puedo evitarlo, pese a que sé que tomé la decisión correcta , me queda en la boca ese amargo de la derrota, que se le va a hacer, a veces se gana a veces no. De todas formas, como dije al principio, pienso que eso no es lo importante, más bien al contrario, es secundario. Hay que tener en mente algo muy concreto y ese algo es el tiempo. Nuestro tiempo es finito, quiero decir, lamentablemente se acaba, se escapa entre las manos como el que intenta sujetar el agua. Sin embargo es nuestro bien más principal. Perder un miembro de tu cuerpo es un shock, perder un ser querido terrible, perder el tiempo.... imperdonable. Es pues fundamental saber en qué emplear nuestro tiempo y sobre todo con quíen. No puedo estar más satisfecho, no puedo estar más contento, no puedo estar más orgulloso de emplear mi tiempo con quien lo estoy empleando , todos y cada uno de mis compañeros de fatigas y alegrias, todos y cada uno de ellos brillan por si mismos y transmiten ese brillo allá donde están.

Gracias a todos mis compañeros y amigos de El Ritmo .

V.
Enorme!!! El resto de calificativos se quedan cortos. Pronto volveremos a rodar juntos. Ya echaré una cuerda a la kamel por si hay que tirar!!!

Enviado desde mi Danone con cuerda mediante Tapatalk
"quítate esa grip de atrás y ponte una maxxis ikon tr... que iras más rápido" (Paulo Coelho)
Avatar de Usuario
DSBazan
 
Mensajes: 24
Registrado: Mié Dic 06, 2017 8:23 pm

Re: Ruta 02-03-2019 (El ritmo lo marca el último)

Notapor Jose H » Mar Mar 05, 2019 12:08 am

Valetix!!!
Leo y releo tu crónica , y cada vez me gusta mas
;)
(El ritmo lo marca el último)
Avatar de Usuario
Jose H
 
Mensajes: 1513
Registrado: Mar Oct 19, 2010 8:30 pm

Re: Ruta 02-03-2019 (El ritmo lo marca el último)

Notapor Miguelón » Mar Mar 05, 2019 1:10 pm

Gracias Vale, por tu crónica y muchas gracias por tu compañía al quedarte conmigo antes de la subida.
"You´ll never walk alonge"
"El hombre nunca sabe de lo que es capaz hasta que lo intenta” Charles Dickens
Avatar de Usuario
Miguelón
 
Mensajes: 88
Registrado: Dom Jun 04, 2017 10:35 pm
Ubicación: Zaragoza

Publicidad


Anterior

Volver a Quedadas - BTT



¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 11 invitados

cron